La historia de Conservas Concepción esta unida a la ciudad de Ayamonte desde finales del siglo XIX hasta nuestros días.
Los primeros documentos que hablan sobre la creación de la empresa datan de 1889, cuando Ana Maria Valero adquiere la primera "charanga" para la manipulación del pescado. Este local pertenece todavía a la familia Concepción y sigue siendo la sede fiscal de la empresa.

Antonio Concepción Valero, el hijo de Ana Maria Valero, cambia Ayamonte por Galicia, ante la escasez de materias primas.

En Galicia sigue relacionado con la industria del mar y, tras contraer matrimonio, regresa pasados 15 años con su familia a su ciudad natal.

Su hijo, Antonio Concepción Reboura, es el que comienza con paso firme en el mundo de la conserva de pescado, fundando su empresa y comercializando la marca "Reina del Guadiana".

Con el tiempo consigue que su fábrica sea una de las industrias mas fuertes de Ayamonte y su entorno, atrayendo mano de obra de los pueblos de alrededor.

Con el tiempo, la empresa se expande y acomete nuevos negocios como la construcción de viviendas y locales comerciales, instalaciones salineras y la creación de una pequeña flota de barcos de pesca para abastecimiento de su industria principal.

Suceden en la dirección de la empresa tras el fallecimiento de Antonio Concepción Reboura sus hijos, que siguen ampliando horizontes en negocios como la piscicultura, la gestión inmobiliaria y la distribución comercial minorista así como la compra de dos empresas conserveras ayamontinas: Martin Navarro, con la marca "Los Miguelitos", y Perez y Feu Tejero con las marcas "Lola" y "Rita".

En la actualidad, la primitiva charanga de Ana Maria Valero se ha convertido en una nueva factoría de unos 4000 m2, que da trabajo a mas de 100 personas de forma directa y en la que se mantiene el carácter puramente artesanal de sus productos apoyado en la aplicación de los mas modernos avances tecnológicos.

La empresa sigue siendo totalmente familiar dirigida por la familia de Antonio Concepción Jimenez y Juán Concepción Jimenez, quinta generación de conserveros.